Make your own free website on Tripod.com

POESIA ES ESENCIA

Leer:

Aprende Poeta 

Poetas Peruanos
Artículos de Interés
Galería de Cuentos.
Impresiones
  • CONVOCATORIA

Si deseas publicar tus poemas, sugerencias enviar artículos, y o apreciaciones sobre cultura literatura o poesía escríbenos al correo de la página: elioosejo@hotmail.com

 

Elvis Chuco Rosas
Aprendiz de Boticario

............................................................

 3
Es por ti que me hago la noche más tibia
Y espero paciente que duermas Para poder dormir contigo.

Por ti deshago el tiempo En hilos de silencio
Y voy tejiendo la canción 
Que todos escuchan y Que nadie entiende.

Por tus pies pequeños Me hago bosque
Y te regalo Una alfombra de hojarasca.

Por tus manos, me hago gato.

Por tus labios, me hago vino.

Por tu vida soy tanto Y tantas cosas,

Tan sólo un ramillete de suspiros
Que vas pisando Cuando caminas conmigo...

.................................................................

Cuando pienso en ti
La noche se hace menos noche,
Pero veo más lejos la mañana.

Cuando pienso en ti,
El Sol se desprende de su hilo
Y navega sereno en el mar de las palabras
Y el silencio se hace celeste
Y las nubes se ponen naranja
Y lo sueños (como gaviotas)
Regresan al tibio rincón
De la ensenada.

Cuando pienso en ti
Pierden su sentido el tiempo y la distancia;
El tiempo se cuenta por poemas
Y en días de ausencia se mide la distancia.

Cuando pienso en ti
Tu nombre se hace inmenso
Y mi letra, pequeña
Y puedo alcanzar con mis manos
Todo aquello que te grito
Con la mirada

............................................................ 

Nadie entiende el canto de un delfín,
Nadie entiende el color de la luz,
Nadie entiende que el amor acabó con la objetividad

Lo más obvio es lo que menos entienden,
Lo más bello es lo que nadie entiende,
Lo más obvio es lo más bello, porque siempre está ahí,
Porque nunca nos deja,
Porque sólo lo vemos cuando lo queremos ver

....................................................... 

8
Si supieras que me arden las yemas de los dedos
Al recordar tu calor
Si supieras que me la paso recordando
Las veces que hundí mis alas en tu vientre
Y te puse el sello del amor

Si supieras que a veces pienso que soy perfecto
Mientras te sueño eterna, mientras amanece,
Mientras te dibujo en algún poema...

¿Quién encadenó la noche a tus cabellos
y la mañana a tu sonrisa
que me venga a despertar?
............................................................

13
No. No pienses,
Sólo cierra los ojos y deja que el mundo avance,
No detengas el cauce de la lluvia
Ni trates de callar el sonido de las palabras,
Nunca se sabe si traen algo bueno para ti

No. No digas nada,
Deja que sean tus ojos los que me hablen
Y tu sonrisa la que me salude
Y detengamos los discursos y las explicaciones

Ven, que te regalo mi cuello a cambio de tu cintura

Ven, que mis manos están tibias y afuera el frío arrecia

Ven, que este torpe corazón quiere latir junto a ti

Ven, abre tus capullos y muéstrame tu aroma

Ven y rompe mis cadenas,
Quita las piedras del camino
Y deja que muy despacio avance hacia ti

Ven y trae de la mano contigo a toda tu experiencia;
Descubre que aunque la vida pase,
Aún queda mucho por aprender...

....................................

14
A MI RINCÓN

Este rincón ojeroso,
En los que la noche se deshace
En hilos de un tiempo frío

Este rincón flaco, tísico
Donde serpentea el silencio
Y muestra sus fauces,
Donde ocho ojos se prenden al caer la tarde

Este rincón con la cara manchada,
Mantiene su vientre tibio para acogerme,

Para darme sus abrazos,
Para defenderme de mis propios yo,
Para acariciarme las mejillas

Mientras duermo,
Mientras sueño,
Mientras me entrego a ti

En la más oscura
De tus ausencias...
....................................

15
A MI ESCRITORIO

Te veo y parece que me sonríes,
Tu cabeza de madera
Y tus caóticos inquilinos
Retrasan segundos valiosos
Tu esperado descanso

¡Cuántas fueron las veces
que mordiste mis codos!

¡Cuántas la veces
Que te regalé mi ira!

No te he olvidado, compañero,
Infatigable amigo...

Recuerdo que, aunque te opusieras,
Me vencían las noches desveladas
Antes de un examen,
Y terminaba con mi cabeza
En tu cabeza de manera
Y dormía hasta que el frío
Me viniera a despertar

Cuántas veces te pintaba las mejillas
Y pintaba en sus líneas
El nombre de algún amor

Compañero, el tiempo ha pasado
Y nosotros seguimos en la brega,
Yo sigo trasnochando
Y tu me sigues mostrando
Tu larga sonrisa que me oculta tu dolor

Cómo se nota qué eres
Un viejo de caoba con el
Alma de una joven madera..
.
....................................

16
A MIS LIBROS (NO A TODOS)

Recuerdo papá diciéndome a diario que ustedes me van a enseñar, que sólo les debo prestar atención y no sé cuántas cosas más. Recuerdo los chocolates que me solía regalar cada vez que los escuchaba.
Recuerdo que, durante mi adolescencia, ustedes, como marciales soldados, estaban uno junto al otro y nunca tuvieron la cara más manchada de polvo.
Luego los fui cambiando y tenía uno de ustedes para cada necesidad, para cada estado de ánimo y hasta para cada día.
Ahora que la universidad aprieta, jode y apura, los tengo a ustedes en su bastión, desde el cual me brindan toda la ayuda que pueden.
Amigos, les pido disculpas por amontonarlos sin ningún orden, por doblarles la esquinas y por no quitarles el polvo dela cara y reconozco que les debo un homenaje, aunque a veces no sé si me conviene tenerlos a todos como amigos.

....................................

18
La transpiración de su rostro
Y el dolor de sus lágrimas
Me saben aún más dulces
Pro la mañana

Cada vez que llego tarde
Y ella está cayendo
(y cae, y cae)

Sus labios que besaron
La humedad salada de la nostalgia
Y las vocales cada vez más grandes de mi pena

El dolor
(infatigable compañero)
Nos saluda
Con un beso en la rodilla

Y tu pena, y mis sueños,
Y nuestras almas
Como dos lazos dorados
Nos adornan la cabeza en cada encuentro

Se ha hablado tanto,
Se ha dicho tan poco

Sólo quiero en esta tarde
(demás está decirte que hace frío)
Sentarme a la mesa contigo

A tomar este café

A beber de a pocos nuestras penas

A tocar tus manos frías

Y a regalarte en la parafernalia de mi vida
Esta mezcla de amor y dolor...

....................................

19
Anoche no llovieron
Tus estrellas en mis labios

Y mis alas temblaban tímidas
Al saberse desatadas

Anoche me mostraste un cielo claro
Y un amor que no esperaba

Una sonrisa en vez de un llanto
El eco suave de tu canto
Y la frescura de tu beso en la mañana

¿Porqué hundiste los inviernos
en el sueño de los robles?

¿Porqué la mañana, el sol, el cielo
y no las noches y las nubes?

Ahora sólo me queda volar
Y dejar esta rama...

...................................

20
Yo soy el mar que lame tus orillas,
Que se aleja, pero siempre vuelve,
Que desata con pasión sus tormentas
Para luego terminar manso en tu costado

Soy quien siempre te corona con espuma
Y quien cada mañana te canta una poesía,
El mismo a quien ofreces tus arenas
Y quien conoce cada borde de tu ignota geografía

Soy en quien recaen todos los sueños,
Los tuyos y los míos,
Soy quien siempre recibe en un abrazo
Todo el cauce de tus ríos

....................................

22
Te veo. Caminas hacia mí y cada uno de tus pasos parece tener la fuerza suficiente para romper el piso de la alameda.
Tu espigada figura vestida de celeste imita un cielo sin nubes que en Lima nunca se ha de ver.
Tus cabellos flamean acariciados por el Viento. El Viento. Ahora me doy cuenta que el Viento no sólo acaricia tus cabellos, también besa tus ojos, y tu frente, y tus labios, y tu cuello, y roza tu seno, y oye los latidos de tu corazón, y te abraza por la cintura, y hasta parece querer alejarte de mí. Ya sé porqué los poetas quieren ser el Viento. No son tontos.
Al Viento no le importa que estés llegando 40 minutos tarde. Ni al Sol, cómplice del avezado Viento, que me ha estado abrasando sobre esta banca del parque que funge de parrilla.
El Sol también te quiere. Él ha visto más que yo y te hizo crecer para que fueras sólo suya, por eso se enoja conmigo, porque ahora eres sólo para mí. ¡Pensar que fue a este mismo Sol a quien te entregabas en la playa, cuando él reinaba en el verano!, ¡Con qué ganas doraba cada centímetro de tu acaramelada piel!. Ahora, aliado con el viento, espera separarnos.
Cualquiera pensaría que mientras esperaba tu llegada, cuando el Sol se metía por entre mis poros, el Tiempo avanzaba más despacio. Eso era lo que pasaba. El Tiempo, aliado del Sol, detenía cada uno de sus minutos lo más que podía para hacer más larga mi espera; así, mientras se agotaba la poca paciencia que a estas alturas me quedaba, yo estaba indefenso ante el enamorado Astro Rey. ¡Con qué lentitud avanzaba el Tiempo!, ¿Cuántos minutos demorará en pasar cada segundo? ¿Y cuántas horas se tomará cada minuto?. Lo cierto es que nunca me hice tan viejo en media hora.
¡Qué tal confabulación la del Viento, el Sol y el Tiempo!
Ya no importa nada de lo que padecí en estos 30 minutos (que más parecen 1800 segundos) porque te veo llegar triunfal, coqueta, seductora de un ansioso Viento, de un poderoso Sol y de un longevo Tiempo. Ahora aprovecho la lentitud del viento para disfrutar al máximo de cada una de tus pisadas, del musical movimiento de tus caderas, de la forma de tus manos coronadas por una multitud de brillantes anillos y paradójicas pulseras, de tu busto de maniquí (dichoso el escultor que talló esa maravilla en tu pecho, como dos botones de rosas matinales dispuestas a abrirse con el sol... y yo te juro que desde mañana me hago jardinero). Disfruto también de la sonrisa que me pones por haber llegado tarde y de aquellos ojos que miran al suelo intentando mostrar una falsa timidez.
Pero me doy cuenta demasiado tarde que venías armada como un buque acorazado y que yo, luego de soportar a la naturaleza, no he tenido tiempo de defenderme de cada uno de los ataques que me diste desde el momento en que te vi aparecer por la callecita de los pintores.

....................................

26
POEMA PARA SER LEIDO
CON LOS PIES SOBRE UN PANTANO
DE POCA PROFUNDIDAD

¿Y si me despojas de mis ropas
y me enfrentas desnudo a ti?
No encontraras a nadie


¿Y si me quitas la piel, los párpados, los cabellos
y me tienes desollado frente a ti?
No encontrarás a nadie

¿Y si me sacas los músculos, los tiras sobre el barro
y descubres mi esqueleto para ti?
No encontrarás a nadie

¿Y si me abres el corazón y dentro de él
limpias la sangre para ver mejor quién sabe qué?
No encontrarás a nadie

¿Y si, cuando me halle muerto y deshecho sobre el barro,
sin cuerpo y sin corazón, y tú,
queriendo saber quién está dentro de mí,
agites lo brazos tratando de alcanzar mi alma
que no se quiere ir?
Pues, aún así, no encontraras a nadie...
A nadie mas que a ti,
Flotando triste, dulce, taciturna
En lo más íntimo de mí...

....................................

45

Todo lleva tu nombre, será posible que te hayas ido sin él?
Lo dejaste impregnado en cada rincón de este viejo cuarto.
Así, mi cama dejó de llamarse cama.
Ahora se llama como tú.

Lo mismo ocurre con la chueca silla,
Con la rota escoba, con el goteante lavadero,
Con la puerta, la ventana, la mosca, la araña y
La curiosa lagartija que me observa desnombrada
Cuando caigo a un suelo que se llama como tú.

Todo tiene tu nombre, hasta el aire (que ya no es aire)
Entra a mis pulmones, los desgarra, les escribe tu nombre
Y yo,
Impotente veo desangrar mi vida que dejó de ser vida para ser tú.
Y veo también que mi esqueleto (que ya no es esqueleto)
Trasmuta y…
Y sólo soy un trozo de carne desgarrada por ti,
Muerta por una muerte que se llama como tú.

Todo tiene tu nombre,
Hasta mi médula.

Y si todo se llama como tú
Es porque todo, (Y creo que digo TODO)
Todo… eres tú!
....................................

Envia tus comentarios a : elioosejo@hotmail.com

"Fiebre de Poesia" tu boletin virtual de poesìa es editada por Poetas de Ahora y Siempre, colabora con nosotros enviando tus poemas y recomendando esta página a tus amigos, Gracias...