Make your own free website on Tripod.com
hosted by tripod

POESIA ES ESENCIA

Leer:

Aprende Poeta 

Poetas Peruanos
Artículos de Interés
Galería de Cuentos.
Impresiones
  • CONVOCATORIA

Si deseas publicar tus poemas, sugerencias enviar artículos, y o apreciaciones sobre cultura literatura o poesía escríbenos al correo de la página: elioosejo@hotmail.com

 

 
Elvis Chuco Rosas : AMALGAMA ENTRE IGUALES

 

 Curiosamente hoy es igual que ayer, no sé si mejor o peor, pero es igual.  Todo se ha quedado quieto,  la lluvia cae y arrastra algunas hojas por el suelo, mis ojos se me están cayendo igual que ayer y que todos los días que voy a la universidad, y esos pájaros negros, posados en los cables me miran y parecen que espera que mande todo a la mierda y que me decida por fin a morir.

 Hoy la radio, igual que ayer anunció que estaríamos a 2 grados por la mañana, y hoy siento, igual que ayer, que la radio me volvió a engañar.  Debemos estar como a –2 grados, y el sol del medio día parece que no va a salir (igual que ayer).

 Hoy, como las últimas dos semanas, llegué tarde a la clase de Rossi, busqué el primer sitio que estuviera vacío y me senté como pude.  “Sorry profe, lo que pasa es que estoy un poco enfermo, me volvió a caer mal la comida mexicana... de verdad!...  Sí, voy a visitar al doctor que me dijo, además ya estoy cocinando comida peruana de nuevo, sólo que en las mañanas no hay tiempo...”.  Lapicero!, otra vez volví a olvidar el lapicero!.  “Disculpa, ¿tienes una pluma para que me prestes?... no, no importa el color... gracias”.  Debo arreglar este zapato, y también debo caminar con más cuidado, tengo las medias mojadas y con este frío de miércoles, no sé cómo voy a caminar de regreso hasta la casa.  

¿Sabes?, pienso que esos pájaros están esperando algo de mi, me los encuentro cada vez que vengo a la universidad, colgados de los cables, ahora que miro por la ventana los veo de nuevo chillando en el jardín, peleándose por nada, y cuando regrese a la casa, van a estar de nuevo ahí, y siempre me van a mirar, como si esperaran algo, a veces quisiera saber que es lo que tengo que hacer para complacerlos y me dejen tranquilo, no importa si es de día o de noche, van a estar ahí, mirándome, sin respetar mi apuro por llegar a clases, sin respetar mis pies que se congelan, sin respetar mi propia borrachera, van a estar ahí.  Mirándome, graznando, peleándose, como lo hacen todos los días, como lo hicieron ayer y como  lo harán mañana.

 Menos mal que esta clase pasó rápido, los pajarracos por lo menos me sirvieron para que el tiempo pase, no tuve que soportar la exposición de ese par de odiosas que paran felices del mundo, carajo, se nota que los pájaros no les miran a ellas, seguro que no tienen el agujero de mierda en el zapato.  Pero eso sí, están muy buenas las condenadas, con esa cara de niñas y ese cuerpazo, habrá que invitarlas a salir, de hecho que aceptan.  No, mejor no, no tengo ni para el almuerzo de mañana, no tendría con que pagar mi propia entrada al antro, mucho menos con qué comprarme una sola cerveza.  No vale salir si no se tiene por lo menos asegurados los condones.

 Bueno chicos, vamos  darle un aplauso a sus compañeras porque de verdad lo hicieron muy bien, eso sería todo por hoy, nos vemos el viernes, no olviden hacer el reporte 6.5 que está colgado en el Blackboard”.  Otro trabajo para el viernes, quisiera embriagarme y no despertar hasta el lunes, pero tengo que avanzar el reporte del viernes, sino estoy chingado, casi no he presentado las tareas, este mes voy a salir con una nota mediocre, mejor lo apunto en mi agenda... está por acá, a ver, acá está.... uy!, hoy había que presentar el reporte 6.4, ojalá que se olvide... no se va a olvidar, Rossi nunca se olvida de nada.  “Chicos, antes de salir no se olviden de dejarme sus tareas, pls.  Que tengan buen día”.  Ya lo sabía, a ver, cómo le hago, la de siempre, salir medio escondido y hacerme el cojudo para que no se dé cuenta.  Meto el cuaderno en la mochila, camino como distraído, ya estoy en la puerta, abro.  “Que tengas buen día Elvis”.  “Ehh??... gracias Rossi, de igual manera, que tengas tu también un buen día”.

 Rossi, nunca se olvida de nada y nunca se le pasa nada, pero no se puede hablar mal de ella.  Carajo si así fueran todas las mujeres!, ni un pelo de tonta, pero a la vez tan dulce, esta para tocarla solo con susurros, y tiene una manera de hablar, con su problemilla para pronunciar la “s” que me encanta.  Podría escucharla todo el santo día, lamentablemente ella no es parte de la monotonía de estos días y solo la veo algunas veces y cuando esto sucede, tengo que escuchar a un par de cacatúas que saben poco y hablan mucho, con cara de niñas y cuerpo de putas, con presunciones de vírgenes.

 Bueno, hay que apurara el paso porque se me congelan las piernas, las manos y las orejas y tengo que caminar 12 cuadras para llegar a casa.  El pasadizo está muy largo, luego bajar la escalera, 5 pisos porque los ascensores paran llenos,  y cruzar el campus.  Los patos otra vez se me cruzan (carajo, si no son los pajarracos, son los patos), pero por lo menos ellos son felices, parece que mandaran al infierno al frio porque ahora se están metiendo a la lagunita a bañarse, a veces pienso que hubiera sido mejor ser pato, y ser un pato del Tec, son los únicos que no tienen que preocuparse por aprobar un curso, además están protegidos por la universidad y el frío no les importa. 

 Es bueno ser un pato, pero es mejor ser un pato del Tec.  Por los jardines los venados solo duermen, no se mueven, no se molestan con el ruido de la gente corriendo, con el estrés de presentar un trabajo, con la maraña de problemas en los que la gente se mete por puro gusto.  Solo respiran y dejan que un respiro le diga al otro, nada más, si tienen hambre, comen, si tienen sueño, duermen.  Pero es mejor ser pato, porque estos parecen que sí tienen frío.

 A ver, Elvis, fijate bien donde colocas los pies porque ya tienes las medias húmedas y los pies helados, todo el piso está mojado y con el agujero que tienes en los zapatos se te va a meter más agua adentro.  Y son 12 cuadras, ahora que ya estoy en la calle me doy cuenta a lo que se refería Gabriel cuando me decía que Monterrey tenía problemas de drenaje.  ¿Por dónde carajo se supone que voy a cruzar si toda la bendita avenida esta anegada? no sé si sea mejor quitarme los zapatos y caminar descalzo, por lo menos así estará más cómodo. 

 Y los pájaros, mas negros que nunca, me miran y graznan, es la risa del diablo, o el llanto de un Dios que me quiere ayudar pero que no se atreve... o no puede, no lo sé.  Pero hoy es igual que ayer con la diferencia que el hueco en mis zapatos está más grande.  Así que igual que ayer voy a tener que caminar 12 cuadras congelándome y soportando las pedradas negras (más negras que su propia mirada) que me lanzan los pájaros.  Parados o colgados sobre los cables, da lo mismo si te estás congelando.  Formados a ambos lados de la calle.  Pero el día es igual que ayer y tengo que regresar a mi casa.  

De los patos voy a tener que mandar al diablo al frio, y de los venados sólo haré que un paso le siga al otro y luego de mucho mandar al diablo al frió, de muchos pasos siguiéndose y de mucho aguantar a los pájaros, llegaré a mi casa y trataré de que pase rápido este día. Y esperaré mañana para también vivirlo rápido porque otra vez la radio se equivocará y no entregaré otra tarea y los pájaros de mierda seguirán ahí.

Elvis Chuco Rosas : chukito@hotmail.com

 

Envia tus comentarios a : elioosejo@hotmail.com

"Fiebre de Poesia" tu boletin virtual de poesìa es editada por Poetas de Ahora y Siempre, colabora con nosotros enviando tus poemas y recomendando esta página a tus amigos, Gracias...